lunes, febrero 06, 2006

¿Qué cosas habría en una habitación setentera?


Esa pregunta es fácil, o, si no, se lo preguntamos a nuestros padres o hermanos mayores que seguro que nos lo dicen...
Cuando eran niños, seguro que sus cajones estaban llenos de chucherías, que en aquel tiempo eran todo un tesoro. También juguetes, tebeos...




Los chicles Cheiw Junior, los Bazooka y los caramelos Snipe eran sus favoritos. No se pueden olvidar los cromos de los mejores personajes infantiles de aquellos tiempos, algunos de ellos los heredé hace un tiempo. Cromos como los de la abeja Maya, Mazinger Z, Heidi, Marco, y Pippi Calzaslargas.
El juego de los cromos creo que es de todos los tiempos, aunque ahora se lleve mucho eso de la play...Era uno de mis juegos favoritos cuando era pequeña. ¿Os acordais cómo se juega? Había que darles un golpe seco con la palma de la mano e intentar que se dieran la vuelta y se pusieran del revés, si pasaba eso se ganaba todo el montón de cromos que se habían dado la vuelta. Era un juego serio,eh? porque si te jugabas tu mejor cromo, esos que tenían brillantina o un dibujo chulo, podías llegar a perderlo...


Los juegos de esos años que podían estar en cualquier habitación, eran, por ejemplo, el Cine Exin, con el que los chavales se convertían en auténticos cinéfilos, o el Excalestric. Esto sí que era un tesoro...De pequeña jugaba con mis hermanos mayores haciendo carreras con aquellos coches eléctricos del Excalextric, pero recuerdo que había que tener muchísimo cuidado porque era antiguo y delicado, casi una pieza de museo!!


¿Y qué decir de los Exin Castillos? Mi hermana mayor estuvo buscando estas
Navidades los Exin Castillos para su hijo mayor. Se volvió loca buscando pero no encontró, le decían que eso ya no se fabricaba, que era de hace muchos años. Mi hermana se ofendió porque pensaba que le estaban llamando "mayor"...
También se jugaba con los juegos reunidos Geyper. Las niñas jugaban con los recortables y con las muñecas Nancy y Leslie. Por cierto, que yo tuve varias Nancy, que ropa tan bonita tenían... Y en la mesilla de noche el TBO, el Zipi y Zape o el último libro del Club de los Cinco.