lunes, febrero 06, 2006

"Aquellos maravillosos años II"


Lo prometido es deuda...Si antes hablé de cocinas, no puedo olvidarme de los salones. Quizá sea el lugar de la casa donde las familias hayan pasado y pasen más tiempo a lo largo del día.
Un típico salón de aquellos años podría ser así...

Las paredes no pintadas, sino revestidas con papeles pintados al puro estilo pop- art , con motivos florales y geométricos y con combinaciones de colores pistachos, naranjas, blancos, verdes...
En el suelo, por ejemplo, una alfombra blanca de hebras largas. A su lado un tresillo. Ya sabeis lo que es, no? Un sofá de tres plazas y, además, otros dos de una sola plaza. Yo recuerdo los de casa de mi abuela...Eran verdes de terciopelo. Bonitos pero, ¡realmente incómodos! Prefería, a veces, sentarme en el suelo que en esos sofás.


Sobre la mesa de centro, podría haber un cigarro marca Feten, encendido sobre un cenicero y algunos números de las revistas del momento Greca, Garbo, que por cierto, nunca había oído hablar de ellas, y otras que actualmente siguen en nuestros quioscos y tiendas, pero con portadas más sesenteras, Lecturas, Hola y Semana.

Seguramente en alguna estantería se coleccionarían los éxitos de la época: Los Bravos, Los Sirex, Fórmula V, Karina, Los Brincos o Nino Bravo. No paraban de sonar en la discoteca de los españoles de la época.